Visión Infantil

El sistema visual representa entre el 80-90% de la información que recibimos del exterior. Desde que nacemos se producen cambios en el ojo. Los recién nacidos nacen hipermétropes (mala visión de cerca) y con el transcurso de los años el ojo crece, se reduce la potencia de la córnea y el cristalino, disminuyendo la hipermetropía hasta la emetropía (visión normal del ojo). A este proceso de visión infantil se le llama emetropización y se considera finalizado sobre los 6 años de edad.

Importancia de la Salud Visual Infantil

Cuando la emetropización no se realiza correctamente se pueden producir problemas oculares y visuales. Es muy importante detectarlos a tiempo porque pueden originar problemas en el desarrollo psicológico, intelectual y social del niño. Es por ello necesario la detección precoz de los signos y síntomas que puedan revelar la presencia de una alteración visual en la infancia, ya que muchos problemas condicionarán el posterior rendimiento del niño en su entorno. El tratamiento será efectivo, en la mayoría de los casos, siempre que se actúe dentro del período de desarrollo del sistema visual (periodo plástico).

Principales Problemas Visuales

Los principales problemas visuales hallados en la población pediátrica son:

  • Ambliopía: Déficit marcado de AV, que puede ser unilateral o bilateral y cursa en ausencia de patología visual aparente.
  • Estrabismo: Desviación manifiesta o falta de paralelismo de los ejes visuales.
  • Problemas refractivos: Son muy frecuentes la presencia de hipermetropía, miopía y astigmatismo.