Tonometría

La tonometría consiste en la medida indirecta de la presión intraocular mediante el uso de un tonómetro. La presión intraocular es la presión ejercida en el interior del globo ocular por el humor vítreo y el humor acuoso sobre las estructuras del ojo. Es importante conocer el valor y hacer un seguimiento del mismo para diagnosticar el glaucoma (patología ocular caracterizada por un aumento patológico de la presión intraocular).

¿Cómo se realiza una tonometría?

Dependiendo del tipo de tonómetro utilizado, la prueba puede ser:

1. Tonometría por aplanamiento o Goldmann; Es el método más utilizado.

2. Tonometría de rebote. Se utiliza una sonda metálica microscópica dirigida contra la córnea. La medida de la velocidad a la cual la sonda se detiene al chocar contra la superficie corneal nos dará el valor de la presión intraocular.

3. Tonometría de no contacto o pneumática. Se dirige una pequeña corriente de aire hacia la córnea para aplanarla. La medida de la presión de aire necesaria para aplanar la superficie de la córnea nos dará el valor de la presión intraocular.

Cuando la medida se realiza con la técnica de aplanamiento o de rebote es necesario instilar un anestésico. Si la técnica utilizada es de no contacto, no es necesario ningún anestésico, en cuyo caso el paciente notará la presión del aire sobre su córnea.

Se consideran normales valores comprendidos entre 10-21mm Hg.

Importancia del grosor de la córnea

El grosor de la córnea debe de tenerse en cuenta para conocer el valor de la presión intraocular. Las córneas gruesas tienen lecturas más altas, y las delgadas dan valores más bajos. Por ello, es necesario hacer una paquimetría (medida del espesor corneal) y aplicar un factor de corrección, dependiendo del espesor corneal, a la medida de la presión intraocular. Las córneas irregulares pueden dar valores distintos dependiendo de la zona donde se realice la medida.