Audiometría Infantil

La Audiometría infantil reviste dificultades especiales ya que el niño no colabora como el adulto.

En el casos de los niños, su audiometría precisa de un aparato específico. Además, se requiere experiencia y práctica por parte del profesional que realiza la prueba.

¿Cuando realizar una Audiometría Infantil?

Cómo y cuándo se debe realizar una prueba de audición a un niño depende de varios factores, entre los que se incluyen la predisposición genética para padecer una discapacidad auditiva y la exposición del niño a ciertos factores de riesgo. Algunas pruebas auditivas pueden utilizarse con niños de todas las edades, mientras que otras se emplean dependiendo de la edad del niño y el nivel de comprensión.

Los problemas auditivos son una de las principales causas de fracaso escolar.

La siguiente guía facilitada por la Fundación Americana de Salud Auditiva puede ser de utilidad a los padres para detectar una posible pérdida de audición

  • El niño oye bien la mayor parte del tiempo, pero en otras ocasiones no responde.
  • Quiere subir el volumen de la televisión más que los demás miembros de la familia.
  • Dice: “¿qué?” con demasiada frecuencia.
  • El niño dirige uno de sus oídos hacia delante para escuchar, o se queja de que solo puede oír con su oído bueno.
  • Baja su rendimiento escolar, o el profesor se da cuenta de que no escucha ni responde en clase como los demás niños.
  • El niño se queja de que no escucha. Parece obvio, pero muchos padres asumen que el niño simplemente no está prestando atención cuando en realidad se puede tratar de una pérdida de audición no diagnosticada.
  • Parece que el niño no presta atención.
  • Comienza a hablar más alto que antes.
  • El niño le mira con intensidad cuando usted habla, como si estuviera concentrado, lo que puede indicar que está pendiente de signos visuales para interpretar el habla.
  • Si tiene la sensación de que algo no va bien, pero no está seguro del motivo, no lo deje estar. Acuda al médico para que le remita al especialista y disipar así sus dudas.

Si sospecha que el niño puede tener una pérdida auditiva, acuda al médico de cabecera.

Fuente: www.hear-it.org